¿Cómo debo cuidar mis zapatos?

Creados a partir de pieles selectas, los zapatos Louis Vuitton son la perfecta combinación de sofisticación y savoir-faire, en ellos se puede apreciar una destreza artesana pasada de generación en generación en Italia. Estos materiales naturales necesitan ser cuidados regularmente para que pueda apreciar de su comodidad y belleza durante muchos años. 
Lo mejor es alternar sus zapatos cada dos días y no utilizarlos consecutivamente. Esto permitirá que la piel y las fibras reciban el aire y reposo adecuados. Cuando no se utilicen, guarde los zapatos en la bolsa de fieltro incluida con su compra en un lugar seco y alejado de cualquier fuente de calor. Para preservar la forma de los zapatos, sugerimos guardar sus zapatos con una horma después de cada uso.

Evite cualquier contacto con agua o productos que contengan solventes, aceite u otros elementos abrasivos que puedan ocasionar manchas no deseadas. Cuando se ponga sus zapatos, utilice un calzador para no dañar el material de la parte de atrás del talón. Para un mantenimiento adecuado, asegúrese de cambiar periódicamente la tapa (la parte inferior del tacón, generalmente de goma, que tiene en contacto directo con el suelo) de sus zapatos para evitar que se desgasten demasiado, ya que esto puede volverse muy resbaladizo.

Al cuidar su calzado Louis Vuitton con las medidas mencionadas anteriormente, podrá utilizarlos  por muchos años y apreciar  completamente su belleza y comodidad. No dude en preguntar cualquier duda a nuestros Asesores de Venta de tiendas Louis Vuitton, estarán encantados de guiarle y responder a sus preguntas.
Pieles lisas o granuladas

Para limpiar piel granulada, limpie las manchas superficiales con un paño suave húmedo. Una vez que la piel esté seca, púlalo con movimientos circulares utilizando una crema incolora de alta calidad y un paño suave.

Pieles patentes
Las pieles de charol se pueden limpiar con un paño suave humedecido de color claro y luego secar con un paño limpio. Para evitar el traspaso de color, evite el contacto con otras pieles o colores altamente pigmentados.

Pieles color metálicas
Las pieles metálicas se pueden limpiar con la ayuda de un paño suave y seco.

Pieles exóticas
Las pieles exóticas se pueden limpiar con un paño suave y seco y luego pulir, en la dirección de las escamas, con una crema incolora de alta calidad. Estas pieles son delicadas y muy sensibles a la humedad. Si en algún momento la piel entra en contacto con el agua, límpiela cuidadosamente con un paño suave absorbente.

Gamuza caprina, gamuza becerro, piel nobuck
Las pieles de gamuza y nobuk se pueden limpiar con un cepillo suave para zapatos para preservar la textura aterciopelada. Si los zapatos han estado en contacto con el agua, deje que se seque antes de limpiarlos. En caso de manchas superficiales, se puede utilizar un cepillo de goma.

Piel poni y piel de becerro
Estas preciosas y delicadas pieles han conservado todo su cabello natural gracias a un proceso especial de curtido. Los matices de color esporádicos demuestran esta autenticidad. Para limpiar este tipo de pieles, utilice un paño suave y ligeramente humedecido y respete siempre la dirección del cabello. Evite frotar repetidamente con objetos abrasivos (dobladillos de pantalones, cepillos…) que pueden alterar el aspecto liso del pelo.

Tela, textiles
Los zapatos de tela y piel, o los zapatos completamente de tela, nunca deben lavarse en remojo en agua o meterlos en una lavadora. Esto provocaría daños o traspasos de color y la suela del zapato podría desprenderse.
Los textiles utilizados en Louis Vuitton tienen un acabado repelente al agua que limita el riesgo de mancharse. Sin embargo, los tejidos de colores más claros son susceptibles a las manchas. Una vez que haya limpiado sus zapatos textiles, déjelos secar al aire antes de guardarlos en su bolsa de fieltro.

La lona de algodón se puede limpiar con la ayuda de un cepillo o un paño ligeramente humedecido.
El satén se puede limpiar con la ayuda de un paño ligeramente humedecido con suaves movimientos circulares. Debido a que se trata de un material delicado, evite frotarlo con demasiada fuerza para no eliminar el tratamiento anti-manchas. Se debe tener más cuidado de no rayar esta tela contra superficies abrasivas.
Las plantillas y forros de ante de piel son extremadamente delicados. Están especialmente tratados para estabilizar los pigmentos de color, pero aun así existe el riesgo de que se desprenda el color por a su acabado natural.

PREGUNTAS FRECUENTES

Consulte el apartado de preguntas frecuentes

CONTACTE CON NOSOTROS

Contacte con nuestro Servicio de Atención al Cliente a través de sus métodos de contacto de preferencia