Maison - Compromiso 12/05

Protección de la marca

Louis Vuitton tiene una política de tolerancia cero a la falsificación, siguiendo su respeto por la creatividad y la protección de la propiedad intelectual.

Siguiendo el respeto por la creatividad y la protección de la propiedad intelectual, Louis Vuitton tiene una política de tolerancia cero con la falsificación. Preservar la creatividad y los derechos de los diseñadores, artistas y marcas es vital para su supervivencia a largo plazo. Una de las mayores amenazas a esa supervivencia es la falsificación, cuyos efectos van más allá que a la compra de un bolso barato en la calle de una ciudad alejada en plenas vacaciones.

Política tolerancia cero

Respeto a la Herencia

© Louis Vuitton Malletier / Alain-Charles Beau

La lucha contra la falsificación es un elemento a largo plazo de la estrategia de sostenibilidad de Louis Vuitton. Preservar la creatividad y los derechos de los diseñadores, artistas y marcas es vital para su supervivencia a largo plazo. Una de las mayores amenazas para esta supervivencia es la falsificación, cuyos efectos van más allá que a la compra de un bolso barato en la calle de una ciudad alejada en plenas vacaciones.

Siguiendo el respeto por la creatividad y la protección de la propiedad intelectual, Louis Vuitton tiene una política de tolerancia cero con la falsificación.

La falsificacón es una violación al talento, a la desterza de los artesanos y a la creatividad de los artistas a los que Louis Vuitton debe su éxito. El robo de los derechos de la propiedad intelectual debilita la inversión y el conocimiento que hace desarrollar la compañía. La falsificación daña comunidades con condiciones de trabajo peligrosas y abuso de los derechos humanos tales como trabajo con menores o trabajo forzoso. Un alto coste tras la compra de un barato bolso falso.

Louis Vuitton ha enfrentado la falsificación desde sus más tempranos días de éxito. Su más alto distintivo, el Monogram, fue creado en 1896 por Georges Vuitton como medida para disuadir a los imitadores que se sentían atraidos por el éxito de la marca y su status global. Como primera marca de lujo mundial, Louis Vuitton continua siendo objetivo de falsificación en todo el mundo a día de hoy.

Preservar la Creatividad

© Louis Vuitton Malletier / Marc Plantec

El departamento de Propiedad Intelectual de Louis Vuitton, maneja más de 12.000 derechos de propiedad intelectual entre los que se incluyen marcas registradas, diseños, copyrights con el apoyo de 250 representantes en todo el mundo. Gracias a su equipo de abogados y antiguas fuerzas policiales instaladas en París, con oficinas regionales en Tokyo, Hong Kong, Shanghai, Beijing, Seoul, Singapore, Milan, Istanbul, Athens, Dubai, New York y Buenos Aires, miles de redadas anti falsificación se llevan a cabo cada año.

En 2012, Louis Vuitton inició 13.800 redadas y 33.258 operaciones anti-falsificación a lo largo del mundo, dando como resultado la disgregación de redes, mitigando la situación de los trabajadores para organizaciones ilegales. La división de Internet del Departamento de Propiedad Intelectual registra nombres de dominio, luchas cybernéticas, y rastro de contrabando online, particularmente motores de búsqueda. Como resultado, más de 2.000 litigios online han sido cerrados en 2012 y más de 100.000 subastas han sido terminadas.

Lucha contra la Ilegalidad

© Louis Vuitton Malletier / Benjamin Decoin

La venta de bienes falsificados es una gran ofensa cuyos beneficios de organizaciones criminales son a expensas de los consumidores, las empresas y el gobierno. Requiere un comportamiento responsable de todos los actores económicos. Louis Vuitton, apoya plenamente la necesidad de compartir responsabilidades a lo largo de la cadena de valor, según el principio en el que todo aquel que esté implicado en la venta de falsificación debe conducir su negocio con debida diligencia a proteger a los consumidores del daño de productos falsos.

En 2003, Louis Vuitton ha sido pionero del uso del Principio del Contribuyente Responsable, para luchar contra la falsificación en "intermediarios" como propietarios, compañías de mensajería y servicios de facilidades de pago. Este programa ha sido muy efectivo en ciertos epicentros de falsificación como Canal Street en Nueva York.

Louis Vuitton cree firmemente que tanto en el mundo online como en el offline, las oportunidades y responsabilidades deberían ser compartidas, basado en el princpio de que cada actor debería estar bajo el deber de tomar todos los pasos razonables para proteger a los consumidores de prácticas confusas.

La lucha contra la falsificación es una batalla a largo plazo. Louis Vuitton está más seguro que nunca en preservar la creatividad protegiendo su marca en el interés de los consumidores, sus empleados, y aquellos que sufren por causa de las empresas de falsificación.

La autenticidad de los productos Louis Vuitton está garantizada en la red de distribución de Louis Vuitton. Los productos están a la venta únicamente en tiendas Louis Vuitton, que pertenecen y tienen empleados de Louis Vuitton, y a través de la web oficial de Louis Vuititon. www.louisvuitton.com.